Toros y Ciudad en Manizales. Salento puso a prueba al sexteto de novilleros

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Segundo festejo , novillada con caballos en Toros y Ciudad en Manizales.

Es verdad que se fueron tres novillos vivos a los corrales , que apenas se cortò una oreja, que hay falencias en la suerte suprema producto de la poca actividad de los jóvenes por la escasez de novilladas, que se exceden en las faenas y el toro complica el tercio final con ese gazapeo que desconcierta y mas a quienes su rodaje les impide desarrollar la adecuada tècnica. Pero es esperanzador el conjunto de los seis aspirantes a matadores de toros y no parece prudente quedarnos en esa aparente realidad, a veces cruel como al novillero al que no le devolvieron el astado que presentaba evidentes problemas de movilidad y nada pudo hacer. Oportunidad que se va y no vuelve, claro..

Baste decir y pongo un ejemplo. Manolo Castañeda se fue a porta gayola, toreò con despaciosidad y temple a la verònica, de rodillas el toro estuvo a punto de llevarselo literalmente y lo arrastrò varios metros sin consecuencias, afortunadamente y por delantales, llevò al novillo al caballo por chicuelinas y nos regalò un bello quite ( gracias Mexico por ese portentoso aporte ) "El cielo del Chihuahua " que emocionò a la plaza. Uno percibìa esas ganas, ese querer abarcarlo todo, darlo todo comportarse como novillero con " esas ansias" de que habla el mùsico-poeta Agustin Lara. El inicio fue bueno tanto del novillo como del novillero pero "Manchadito" se fue apagando,cambiò su ritmo y complicò la tarea del bogotano que lamentablemente fallò con la espada pero la gente le premiò su coraje, su entrega desmedida y dio una aclamada vuelta al ruedo.

Al finalizar la premiada vuelta, dijo estar contento de estar nuevamente en Colombia tras su exitosa campaña mexicana y poder mostrar las ganas de ser torero. Se rajò, me dice y ya todo se acabò.

Bonito el detalle de Manolo de brindarle al torero Santiago Gòmez que estaba en barrera. Aspira al Concejo de su ciudad y seguramente tendremos un quijote defendiendo la fiesta desde esa atildada tribuna

Es curioso como una ganaderìa como la de Salento que es Murube-Santa Coloma. preserva lo antiguo del dr. Ernesto Gonzalez Piedrahita que trajo simiente mexicana y por ahì uno puedo admirar como la tarde de este sábado un Saltillo en algunos ejemplares y ramalazos aztecas en vacas y sementales. Pero también es curioso como , quizás por genes, el Santa Coloma termina distrayendose perdiendo eso que es tan necesario como la fijeza.

Camilo Hurtado dio una electrizante larga cambiada de rodillas en el tercio. Con la muleta, citò de lejos pero el novillo salìa distraìdo, desentendido. Era menester que siempre viera muleta, dejársela en la cara para engarzar el segundo y el tercero y el cuarto. El novillo tuvo un comportamiento que le facilitò al novillero realizar una faena conjuntada. Oreja y palmas en el arrastre a "Nube Blanca ".

A Brian Salas, le tocò un novillo que nunca tuvo ritmo para ligarlo, caminador, sin clase. Al segundo muletazo, huìa de su sombra.

El 120, "Conejo" para Antonio Hernandez. Tuvo problemas de movilidad, pidieron el cambio pero la presidencia no atendiò el requerimiento.

Mateo Gòmez tuvo en "Peloncho" un novillo bajo de raza.Mateo ha pasado por varias plazas españolas y se le nota en sus andares. Le correspondiò un Santa Coloma clàsico. Variado con el capote interpretò ese quite que es " La Zapopina" ( mexicano , por el Zapopan ) y que El Juli llama "La Lopecina ". El novillo a veces iba metido en la muleta pero buscaba los adentros, escarba. No estuvo fino con la espada.

Cerrò el espigado Santiago Viloria , hijo de ese gran picador, Luis. Si me permiten un símil, parecìa torear en un banquete: elegante, medido, moviendo los brazos con soltura y despaciosidad el capote. Esa belleza natural de quien tiene personalidad. Es preciso volver a verle. Pero "Coquito" fue de mas a menos y todo se esfumò pero no es preocupante lo que pasò esta tarde en Manizales en varios tramos de la lidia pues hay guardiàn en la heredad si somos capaces de darles mas ocasiones a estos novilleros y ellos ponen de su parte entrenar de salón, mucho, mucho y a mares , el carretòn. Y, naturalmente, dar mas novilladas como la que , me dice Oscar Castro, se daràn en breve en la localidad vallecaucana de Rozo

Categoria: