Simón Casas denuncia las exigencias de las figuras

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

El bombo que apareció como respuesta a la inacción de una fiesta que debe adecuarse , modernizarse sin perder su esencia , y que desde la imposición en 1928 del peto no ha hecho una gran reforma , ha puesto al descubierto de todos lo que el mundo del toro sabía pero nadie se atrevía a pronunciar : las desmedidas exigencias de las figuras que ponen en aprietos a los empresarios en la conformación de carteles. Y Simón Casas, hombre vertical, que tiene el poder para no guardarse nada dice que la imposición de las figuras se estrella con el intento del empresario para ser creativo. de cara al mejoramiento de la fiesta y naturalmente en beneficio del aficionado.

El Juli no está de acuerdo con el bombo y en una critica a Casas, le dijo que al empresario le toca es crear y no rifar ( con relación al bombo ). Casas le replicó :

"Cuando El Juli dice que el empresario está, en definitiva, para ensamblar una serie de aspectos organizativos encaminados a conseguir llenar las plazas; pero para conseguir ese objetivo el empresario debe poder gozar de una libertad de programación que en la mayoría de los casos le prohíben, precisamente, las figuras por exigencias excesivas en las ganaderías y en la confección de los carteles".

El empresario frances, responsable de las Ventas, abunda en su razonamiento :

"La Fiesta padece de muchas enfermedades crónicas que se deben precisamente a las inhibiciones creativas a las que se enfrenta el productor en el momento de confeccionar los carteles, pero si las figuras limitan el espacio de programación a sus propias exigencias ¿cómo pueden realizarse carteles novedosos y existir la necesaria competencia generacional?", cuestiona públicamente Casas. "Cuesta mucho trabajo poder abrir el abanico de la programación a toreros nuevos, ya que las figuras no solamente se rifan entre ellas las mejores ganaderías -cinco o seis a lo sumo- sino que, además, quieren torear entre ellos para asegurarse, sin competencia, una cierta tranquilidad profesional, y eso es incompatible con los conceptos creativos que reivindica Julián".

Le recuerda Casas al gran torero madrileño que celebra este año sus 20 de alternativa que la critica por las imposiciones debe ser de doble vía y con claridad meridiana , expresa tras advertir que las imposiciones no son buenas.

"Las imposiciones no son buenas, dice también El Juli, y vuelve a tener razón -admite Casas-; pero yo le matizo a Julián que si no son buenas, no lo son en ningún caso, y es de notoriedad pública que las exigencias las imponen las figuras más que los empresarios".

Categoria: