Sevilla despide entre vitores a un Cid en estado de gracia

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

"Quinito", un dìa caluroso de diciembre, en ese patio de mangos de "Cañaveralejo", nos dijo con ese desenfado que le era caracterìstico,aquí tienen a un torero : les presento a El Cid. Va dar de què hablar, es un gran torero y una buena persona. 14 horas despuès torearía en "El Retiro" que fue su bautizo en Colombia paìs que visitaría en decenas de ocasiones.....Y del que , seguro, se despedirà en Manizales en enero.

Este sàbado ha dicho adiòs a la profesiòn en Sevilla donde en 20 años conquistò 4 puertas del príncipe y lo hizo entre el clamor del pùblico y una apoteosica vuelta al ruedo al final del festejo en hombros de sus compañeros de profesiòn entre làgrimas y el delirio de una Maestranza con una sensibilidad especial pues la banda comenzò a tocar no mas empezar la segunda y ùltima faena para honrar al torero de Salteras.

Y esa majestuosa, sentida, emocionante y " llorona" despedida se da justamente el dìa en que se cumplen 100 años del doctorado de Chicuelo en la misma plaza. Ejerciò de padrino Belmonte.

Corrida de Victoriano del Rìo y Cortès que con excepciòn del segundo, poco valiò.

La tarde fue de El Cid y eso que Ponce se entregò sin medida con dos toros sin opciones y Manzanares puso toa su voluntad y savidurìa.

Pero que grande estuvo con ese primer toro: despacito como nos sugiere Josè Alfredo Jimenez. Desde el capote con esa cintura acompañando el viaje del toro, tamplado, armònico, seguro, bien colocado. Verònicas y media de categorìa. El Cid en estado de gracia. Naturales y derechazos largos, sentidos, emotivos, llenos de verdad....Pero el toro se va apagando aunque mantiene su clase y nobleza. Se desfonda. El palco guarda el pañuelo, el publico pide la oreja pero usia se niega. Una aclamada vuelta al ruedo. Faena de tintes grandiosos con un torero en sazòn.

En el segundo, un afarolado con la muleta que fue como un trueno en cielo sereno. El toro con la cara alta, suelta, le faltan finales y no humilla. Se va quedando corto. Vienen los toques suaves, lo engancha " alante ", pase por bajo y el de pecho. Todo lo pone el torero que se ha inventado un toro y una faena, todo con suavidad. Estocada, se sienta en el estribo, se va corriendo, no permite que molesten al toro que lentamente y el toro entrega su vida; viene la explosiòn en los tendidos y cae la primera y ùnica oreja del festejo.

Se va un torero que posee en su mano izquierda el don del toreo y la belleza de la construcciòn de faenas inolvidables. Y ha toreado en la plaza de La MAESTRANZA como solo es posible cuando se haya un artista en estado de gracia.

RESUMEN

Cuatro toros de Victoriano del Río y dos (tercero y quinto) , de Cortés, bien presentados.

Enrique Ponce pureza y azabache: palmas y palmas.

El Cid (azul añil y oro): ovación y oreja.

José María Manzanares (caldereta y oro): palmas y silencio.

Categoria: