Se paró el reloj.Murió Lucho Gatica

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Mi admirado investigador Jaime Rico Salazar ha hecho una síntesis afortunada de la vida de un " crooner" de las calidades de Lucho Gatica cuyo talento gozamos en esas edades en que el amor asoma ala ventana. Se nos ha ido a los venerables 90 años..

Era " la voz de seda ",actuó en 15 películas y América Latian lo tiene y tendrá como uno de sus idolos ; sus composiciones las cantaron Los Beatles , María Dolores Pradera, Armando Manzanero, Elvis Presley., y los enamorados las tarareaban,susurraban o glosaban :

"""Reloj no marques las horas
Porque voy a enloquecer
Ella se ira para siempre
Cuando amanezca otra vez
No más nos queda esta noche
Para vivir nuestro amor
Y tu tic-tac me recuerda
Mi irremediable dolor
Reloj detén tu camino
Porque mi vida se apaga
Ella es la estrella
Que alumbra mi ser
Yo sin su amor no soy nada ..."

Se paró el reloj.....A años 90 años tras una vida dedicada al amor, ha muerto Lucho Gatica.

Luis Enrique Gatica Silva, nació en la ciudad chilena de Rancagua, el 11 de agosto de 1928. Allí realizó sus primeros estudios, los que terminó en Santiago, y continuó preparándose como Técnico Dental, profesión que nunca ejerció. Siguiendo los pasos artísticos de su hermano Arturo, empezó a cantar cuando tenía 10 años en los programas de cantantes aficionados de Radio Rancagua. Y siguió haciéndolo de vez en cuando. En 1949, grabó sus primeros discos, haciéndole segunda voz a Arturo, que ya era famoso: “Tú que vas vendiendo flores”, “La partida” y “El martirio”, fueron los temas.

Al año siguiente, el 10 de abril exactamente, se presentó en Radio Minería acompañando también a Arturo. Entonces Raúl Matas, que dirigía el programa de Las estrellas se reúnen, lo presentó allí como solista. Estuvo cantando durante 4 años en este programa. Alguna vez, un locutor lo llamó Lucho y así se quedó... En 1951 fue considerado como el Mejor Cantante en Chile de ese año y le otorgaron el Caupolicán. Por estos días se encontraba
en Santiago, Olga Guillot la famosa cantante cubana, que tenía una gran amistad con Arturo y le enseñó a Lucho varios boleros: “Contigo en la distancia”, “En nosotros” y otros más que grabó posteriormente con el respaldo de Los Peregrinos (en donde estaba Raúl Shaw Moreno) en el sello Odeón. En 1953, esta empresa lo envió a Londres con la Orquesta de Roberto Inglez a grabar varios temas.

Su primera presentación en el exterior la hizo en el Brasil en 1954. De regreso a Chile, después de tres meses de éxitos, actuó también en el Perú y Ecuador. En este año hizo su primera visita a Cuba (hizo 8), su bolero de éxito era entonces “Sinceridad” del nicaragüense Gastón Pérez. Siguió luego a República Dominicana y llegó a México en 1957 haciendo su debut en el Teatro Capri alternando con Los Churumbeles de España. Encontró en este país un gran amigo que le ayudó a seleccionar su repertorio, el compositor Luis Martínez Serrano, que le escogió el bolero “No me platiques más” de Vicente Garrido, con el que tuvo un triunfo tremendo. Se vendieron 1’000.000 de discos... y siguieron: “Encadenados”, “Tú me acostumbraste”, “Historia de un amor”, “Novia mía”, “La enramada”, “Amor mío”, “Amor secreto”, “La barca” y “El Reloj” de Roberto Cantoral que lo llevó a la cumbre de la popularidad y que todavía continúa escuchándose.

Y entonces siendo ya un ídolo, Gaspar Pumarejo lo volvió a llevar a Cuba. Y hay una anécdota muy emotiva que vale la pena contar... Lucho hacía ya mucho tiempo que no iba a Chile. El trajín de su vida artística en México, de sus giras permanentes le habían impedido volver a ver a su madre. Entonces Gaspar, presentó un festival de artistas cubanos y llenó el estadio. Entrevistó a Lucho por la televisión y le preguntó que cuánto hace que no veía a su mamá, y que si le gustaría volver a verla pronto... la respuesta de Lucho es obvia... entonces le dice Gaspar que él ha hecho contactos con la televisión de Chile para que la pasen en la pantalla y Lucho la pueda ver... la pantalla del televisor efectivamente la enfoca y como es de suponer, Lucho se emociona, se le vienen las lágrimas al ver a su madre... el público que también está viendo el programa se conmueve igualmente. Y llega el momento de la gran sorpresa. Su mamá no está en Chile, está ahí, en el estadio. Se la habían llevado para que la viera y también a una hermana suya. El encuentro de madre e hijo fue conmovedor... el pueblo cubano que seguía aquel encuentro en sus pantallas de televisión lloró también aquella noche de gran emoción... cosas de Gaspar Pumarejo (q.e.p.d.)

Era el momento cumbre de Lucho Gatica... el que había impuesto un estilo completamente nuevo en el bolero, una serenidad en el fraseado y una suavidad melódica acariciante en la interpretación, conquistando inmediatamente la simpatía y el aplauso del público, que lo hizo en ese momento el intérprete número uno de la canción romántica en Latinoamérica. Y recorrió muchos países como gran figura, en Puerto Rico, Venezuela, Perú, Panamá, Brasil, República Dominicana, Argentina, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Colombia, Estados Unidos, España y Portugal tuvieron ocasión de verlo y oírlo.

Categoria: