Saltillo, encaste de solera. De ahí viene el indultado " Clarín" de Salento

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( En la foto de Farley Betancourt, un muletazo de Uceda Leal al toro Clarin que a la postre fue indultado en Lengauzaque )

En otra nota en esta página he contado la hermosa historia de un toro indultado en Lenguzaque , de nombre "Clarín", de Salento, que estuvo a punto de morir y premiado por un grupo de periodistas que hace 15 años nos reunimos por la generosidad del pintor Pio Uribe para honrar a los mejores , y justamente ese toro marcado con el número109 fue el más destacado de la temporada colombiana. Ese ejemplar viene de Saltillo.

Por eso me parece importante repasar la historia de este encaste que se dejó la piel en México y que es base de la ganadería azteca . Muchos toros que tienen origen en lo de don Joaquin Buendia, por ejemplo Vista Hermosa en Colombia , llevan el Saltillo en su sangre.

Taurodelta publicó con ocasión de los 170 años de la fundación del encaste un resumen que refleja un momento cenital de la historia de la ganadería de bravo.

SALTILLO, UN POCO DE HISTORIA

El hierro más representativo de uno de los encastes fundamentales derivados del tronco de Vistahermosa, Saltillo, CUMPLIÓ 174 años desde su debut en Madrid. Aprovechando dicha conmemoración se pretende hacer un recorrido por la dilatada historia de la divisa celeste y blanca desde que en 1823 Salvador Varea adquirió directamente de Dª Luisa Ulloa y Halcón de Cala (Condesa de Vistahermosa) uno de los lotes en los que se dividió la vacada original. En el citado 1823 se vende la ganadería que había pertenecido a los Condes de Vistahermosa en cinco lotes diferentes, haciéndose con uno de ellos el jerezano Salvador Varea.

tras su fugaz paso por las manos de Ignacio Martín, la mayoría de las reses fueron compradas por Pedro José Picavea de Lesaca. Este criador dotó a los animales de personalidad propia, tanto en su morfología como en su comportamiento, algo que ha perdurado hasta la actualidad. En 1830 fallece Pedro José, lidiándose los astados a partir de ese momento a nombre de su viuda, Isabel Montemayor. Ésta presentó toros por primera vez en Madrid el 2 de julio de 1832, sin embargo en esa ocasión lucieron divisa blanca y negra, colores que años después (1837) fueron modificados, adoptándose de forma definitiva el celeste y blanco. Los matadores anunciados en este festejo fueron los hermanos Antonio y Luis Ruiz “Sombrereros”.

El citado 14 de julio de 1845 salieron al ruedo de la capital de España tres astados de Lesaca --en manos entonces de la mencionada Isabel Montemayor-- junto con otros tres de Gaviria para una terna compuesta por Juan León, “Cúchares” y “El Chiclanero”. Cada uno de los matadores estoqueó un animal de los previstos de Lesaca, siendo el mejor de ellos el jugado en segundo lugar. Este cornúpeta era negro bragado y lucero de pinta, “buen mozo y con mucho empuje”, en palabras del informador del periódico El Espectador.

Según este mismo medio la res tomó diez varas, cifra que es aumentada hasta las once por otro de los diarios que da cuenta de la corrida, El Español. En este tercio se producen hasta tres caídas de los piqueros, con un resultado de un caballo herido, dos muertos y uno de los varilargueros, Gallardo, lesionado en la cabeza. El toro llegó a la muerte “aplomado por el calor”, opinión que manifiesta el cronista de El Español, pasándolo “Cúchares” de muleta, que no se muestra demasiado acertado a la hora de acabar con la vida del ejemplar de Lesaca.

Categoria: