La suerte de varas y el poder del toro

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( Foto tomada de unos de los grabados de Goya dedicados a la tauromaquia )

Si ustedes han sido tan amables de leer la página, encuentran la queja dolida de don Luis Fernando Castro por el quehacer de un par de picadores ( tampoco nos vamos a ensañar con esos profesionales, digo yo para ponerlos en la picota y ventilar sus nombres para zaherirlos) en una corrida en Ubaque. Según el propietario de "Guachicono " hicieron mal la suerte de varas y se cometieron crasos errores que terminaron con el apuntillamiento del toro lidiado con sus buenas formas por Cristobal Pardo tras el indulto.

Asegura el ganadero vallecaucano : Como resultado de dicho mal actuar, un toro que los aficionados y el palco indultaron, lidiado por Cristòbal Pardo , al entrarlo al cajòn para devolverlo a la ganaderìa, el mayoral procediò a sacarle los ganchos de las banderillas. Cuando se echò y comenzò a toser, ordenè apuntillarlo. El toro estaba herido de muerte.

Y esta querella pone sobre el tapete un tema que está ahí y que los taurinos debemos abordar con responsabilidad. con la cara alta y respeto por los profesionales ( ganaderos, toreros, picadores, banderilleros ). La suerte de varas ha perdido entidad y grandeza pues en el siglo XIX los picadores eran autónomos y decidían el cómo de una de las más hermosas manifestaciones de la corrida que permite saber ( luego veremos en la muleta como desarrollan su casta, bravura o mansedumbre ) su poder. Hoy, el picador es empleado o subalternos del torero quien toma las decisiones. Es menester colocar al toro, " tirar " el palo, recibirlo, no "hacer " la carioca tapándole la salida ( salvo un manifiesto manso ). No se trata de machacar sino de ahormar, que es otra cosa. Hoy se da un picotazo. Bueno, yo he visto curar a un toro indultado con ese llamado a veces irónicamente, picotazo y las heridas son protuberantes. Muchos no pasan los cuidados del mayoral y los vaqueros por los estragos que produce. O en estos tiempos un puyazo largo. El mono puyazo. Es algo sobre lo que debemos meditar para que el primer tercio , el de varas, resplandezca en la plaza.

El toro de hoy no aguanta sino una vara ?. Estamos cumpliendo con un trámite nada mas ?. Se esta criando un toro que vaya y venga ( siempre en términos relativos, claro, pues no todos los criadores piensan igual ) para el llamado toreo moderno, el del lucimiento, el del arte. Hay otro tipo de belleza majestuosa que es ver lidiar un toro, " hacerse " a su embestida, ver como un torero se dobla con él. En definitiva LA LIDIA , que como escribí en esta página un día se ha ido difuminando como concepto y como sustancia de la fiesta. Se acabó el toro con pujanza, con casta, con bravura, que empuje en el caballo, que meta la cara abajo?. Este tipo de toro doliente en el que el torero actúa como enfermero no permite evidentemente realizar la suerte de varas con la naturalidad de otros tiempos. Porque no es debilitar al toro, sino ahormar su embestida.

David Prados,hermano de El Fundi, es un veterano varilarguero que sabe de lo que habla y por eso resulta prudente leer lo que obtuvo nuestro amigo y colega Gonzalo Bienvenida. Nunca hay una última palabra pero su aporte resulta significativo. Dice David :

-Hace falta un toro bravo, que tenga poder de verdad. La verdad del tercio de varas está en el poder del toro. Es lo que hoy le falta a la Fiesta. Si es bravo pero no tiene fuerza, no te indica su grado de bravura por la falta de poder. La casta ayuda a aguantar un poco más pero el poder es la clave.

Entonces, ¿el problema está en el poder del toro?

-Menos de lo que se les pica hoy a los toros no se les ha picado antes. En los años 90 los puyazos eran mucho más largos y duros. Ahora muchas veces solo se les marca. Hablo de Madrid. El poder en el toro es un problema. Necesitamos un toro fuerte, que aguante y responda bien a la lidia. Un porcentaje muy alto de toros podría pasar sin picar, eso es grave. No hay que tocar ni la puya ni el peto ni el caballo. Hay que seleccionar al toro con poder. Recuerdo en tentaderos en los que se les daba ocho y nueve puyazos a las vacas, hoy en día en esas mismas ganaderías les dan tres como máximo. Cada vez se le exige menos y esa selección va en contra del poder del toro.

Categoria: