La naturalidad como bandera y la decepciòn de los de Victoriano del Rìo en Logroño

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

El maestro Rincòn en esos tiempos de gloria " descubriò" las grande virtudes de la ganaderìa de Victoriano del Rio, encaste Juan Pedro, y otros colegas comenzaron a " apuntarse" al hierro que hoy es habitual en las ferias mas importantes de Francia y España.

Este martes en Logroño , una decepciòn por la falta de fuerza, la sosería, la ausencia de emociòn, de vida, de chispa. Eso sì bien presentados los seis mozos, incluso uno con casi 6 años pero vacíos por dentro. Se derrumbaban, los picadores los " cuidaron" con mimo. Bueno el segundo de El Juli, otro toro importante el primero de Aguado y algo se dejò el primero de Urdiales pero no para tirar cohetes tampoco..

El Juli abreviò con su primero , faena importante en el cuarto con ese despliegue de tècnica y conocimiento de los misterios del toro de lidia pero fallò con la espada.

Urdiales dejò nuevamente ese saber estar en el ruedo por colocaciòn, gusto y temple. Cortò las dos orejas de ese segundo que fue al caballo, se repuchò y cuando pudo huyò; mientras sonaba el bello pasodoble " Nerva", el arnedano dejaba aromas en esos trincherazos, en los forzados , en elegantes cambios de mano y en tandas bien conjuntadas; en el quinto ( sì hay quinto malo) se estrellò con un muermo que literalmente se echò en un momento entregando sus
" armas". Muy pocas y gastadas.

Pablo Aguado, el de la revoluciòn de los silencios de Sevilla y MADRID, volviò a encantar en esta tierra de la paciencia en la crianza del vino con marca riojana, de sus campos tachonados de uva, con serenidad,paciencia, sin premuras, con trazos que comparo con el maestro Pepe Luis, el del barrio de San Bernardo ( quizás un atrevimiento pero es que el sevillano està mas en esa lìnea de pureza que en esa otra manera de entender el mundo por el maestro Curro Romero y el arrebato de Morante ) con esa cadencia del maestro Pepe Luis Vàsquez, con la naturalidad, con la singularidad del temple. Cortò dos orejas a su primero y con el sexto, un FANTASMA que llevaba por nombre "Envoltorio"y que brindò al Juli, poco pudo hacer pues el toro escasìsimo de fuerzas, se quedaba a mitad de camino y èl tampoco estuvo fino con los aceros.

Sale uno con la convicciòn de que con Aguado estamos ante un hacedor de belleza, con Urdiales, gusto y con el Juli, la sabidurìa del joven y veterano torero madrileño.

Categoria: