Ferrera sueña el toreo en solitario en Las Ventas

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

( Foto cortesía de Plaza 1 )

Tarde extraordinaria , emotiva y tachonada de argumentos de esta Feria de Otoño con seis toros de cinco hierros diferentes para Antonio Ferrera.

El maestro Antoñete lo elogiaba con esas sentencias del torero del mechón blanco : " este sabe torear" y eso en tiempos en que irónicamente le decìan "Ferrari" para mofarse de èl porque corría como un poseso poniendo banderillas.

Fue una tarde en que hubo muchas cosas para el recuerdo como ese saber estar en la plaza, la forma de conducir la lidia, llevar un toro al caballo, ordenar a los subalternos para que cada uno hiciera lo debido en el momento oportuno, por cierto estuvieron cumbres , permitir el salto de la garrocha inmortalizado por Goya en el siglo XVIII en uno de sus grabados , o esos galleos a la manera de gaoneras invertidas, o los cambios de mano, o ese toreo por bajo, o de frente, o esas medias con la capichuela, o citar al toro en la suerte suprema para recibirlo a la manera clàsica. Y ese aire de tauromaquia eterna que se percibiò en el ambiente , esa toreria antigua y tan moderna porque lo clàsico es la eternidad del instante ; y ver al extremeño cuidar todos los aspectos de la lidia es un placer enorme. Hubo un verdadero recital en do mayor con el capote y ese parsote al ùltimo, para el deleite y la emociòn mas honda

El fallo con la espada le privò de conseguir mas trofeos pero lo del quinto y especialmente lo del sexto donde ejerció de matador-banderillero y ese faenòn al toro de Victoriano del Rio, son momentos memorables e inolvidables sucesos venteños.

Ovación al romper el paseíllo y primer triunfo de la tarde el meter a casi 20 mil personas fuera de abono. Al primero de la tarde, con el hierro de Alcurrucén, lo recibió con verónicas y pierna genuflexa. Le faltó clase en la embestida, muy brusca y sin decir nada. Abrevió.

Ante el segundo, con el hierro de Parladé, fue todo variedad con el capote. Ya con la muleta, el inicio fue intenso sacándoselo de tablas a los medios. El astado se fue viniendo arriba y la brusca embestida inicial fue conducida con mando en tandas con mucha exigencia y torería. Todo iba a más y a media altura consiguió la ligazón antes de fallar con los aceros.

Lección lidiadora con el capote ante el tercero de la tarde, con el hierro de Adolfo Martín. Tras la garrocha de Raúl Ramírez la plaza se puso en pie tras el grandioso par de Fernando Sánchez que aguantó hasta el final que se arrancara el animal. Saludó ovación junto a Javier Valdeoro. El de Adolfo comenzó embistiendo por abajo pero pronto sacó peligro y a mitad de muletazo buscaba lo que se dejaba atrás pero delante tuvo un torero que no le dudó y que arriesgó como si fuera bueno. La tarde seguía en alta a pesar de las adversidades y dejó estocada tras pinchazo.

Ante el cuarto, de Victoriano del Río, de nuevo lo tuvo en la mano. Maestría capotera, variedad, vuelos de artista, complicado describirlos, había que vivirlos. Lo citó de lejos con muleta en mano y se arrancó con brío hacia el centro del ruedo. Al natural consiguió que el noble astado humillara con clase. Se sucedieron las tandas a más y se arrimó, todo con mucho poderío. Toreo al natural puro, muy recogido, con toda la verdad del toreo. Se dispuso a matarlo de lejos recibiendo pero de nuevo la espada se cruzó en su camino y tras la estocada contraria necesitó de varios descabellos.

La tarde avanzaba y salió el quinto de Domingo Hernández. El inicio de faena apoyado en el estribo era el comienzo de otra meritoria obra. Le cogió pronto el buen pitón derecho ante la escastada embestida. Con el astado a menos acortó distancias y la espada en esta ocasión sí que entró a la primera. Oreja.

Con el público entregado y una oreja en el esportón se fue a recibir al sexto, de Victoriano del Río, a la puerta de chiqueros. Resolvió la larga cambiada de rodillas y una vez más llegó la inspiración con el capote. De nuevo el público en pie tras el par de Fernando Sánchez, cumbre toda la tarde, al igual que Carretero, Chacón... cuadrilla muy destacable. Pidió Ferrera poner un par extra y lo hizo al quiebro, la plaza era un hervidero. De rodillas comenzó faena ante el mejor toro de la tarde, con nobleza y transmisión. El toro iba a más al igual que Ferrera, muletazos eternos, por abajo, con humillación y ralentizando la pañosa. Tras cada tanda Madrid en pie. Era el punto final a una grandiosa e histórica tarde y faltaba rematar con la espada. Toda la plaza empujando para que entrara y tras una media y dos descabellos se le concedió una oreja que le abría la Puerta Grande. Una tarde de emociones, de buen toreo, de sentimientos, variada, lo tuvo todo para hacer disfrutar a las casi 20.000 personas.

RESUMEN

Antonio Ferrera (primera comuniòn y oro), en solitario, silencio, ovación que no saliò a recibir y saludò desde el callejòn, silencio, ovación en el tercio, oreja y oreja.

Toros de Alcurrucén, Parladé, Adolfo Martín, Victoriano del Río (4º y 6º) y Domingo Hernández.

Categoria: