Esplà reflexiona sobre la existencia del toreo

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

El maestro Luis Francisco Esplà que vino mucho por Colombia con su hermano Juan acompañados de su padre cuando los dos toreros alicantinos iniciaban su andadura, se ha convertido en un filosofo de la vida, y de la tauromaquia es decir lo mismo.

Y ha señalado a propòsito de la apariciòn de la revista "Quites " : «Una minoría es capaz de arruinar la voluntad de la gran masa, y esto que ocurre en la plaza es el reflejo de lo que pasa en la sociedad».

Y añadiò sin tapujos : «El tonto por metro cuadrado excede todo lo previsto. En el espectáculo taurino hay concentraciones muy peligrosas de tontos, se acercan a las de las hecatombes nucleares».

Cuenta la colega Rosario Pèrez que està escribiendo de toros que es un deleite el acto en Las Ventas para la entrega de otro nùmero de la revista " Quites " :

«El toreo está lleno de estancias que son abiertas por la llave mágica de los escritores, pensadores, poetas, pintores...», ahondó durante la presentación en la sala Bienvenida de «Quites», la última gran joya de la literatura taurina. Coordinada al detalle por Salvador Ferrer y con el apoyo de la Diputación de Valencia, «Quites» llegaba a la arena madrileña justo el día que se inauguraba la Feria del Libro.

«Es posible que dentro de unos años los toros no existan –señaló Esplá–. Si no les da por quemar las bibliotecas, esta revista será una cápsula antropológica para que, dentro de mil o dos mil años, esas generaciones lamenten esa probable extinción cuando lean todo lo que suscitaba el toreo. Dirán: “¡Era una maravilla!”».

Y en ese deleite sigamso leyendo loque dijo el maestro nacido en la misma tierra que vio nacer a Miguel Hernandez :

Tanta es la pasión con la que ha ilustrado esta obra y derramado la tinta con su «Anatomía del miedo», una pieza sencillamente genial, que llegó a compararla con su Medalla de Bellas Artes: «Han sido dos de mis alegrías más grandes», señaló mientras la marquesa de la Vega de Anzo sonreía en primera fila. Junto a Esplá, figuran nombres como Carlos Marzal, Francisco Brines, Andrés Calamaro y Francis Wolff: «Todos chorrean valor al proclamarse taurinos en momentos que no pueden ser peores para la lidia». Ni para la lírica. Cada comentario invitaba a una reflexión: «No pido subvenciones para el espectáculo, pues si las necesitara sería como poner suero para alargar una agonía, pero las instituciones sí deben apoyar la cultura». A su lado, Toni Gázquez, director del centro taurino de Valencia, manifestó la obligación de las administraciones de fomentar este arte. Como muestra, «Quites», jardín de las delicias de los últimos románticos de la Fiesta.

Categoria: