Alfredo Molano !!Hasta siempre !!!

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Por mucho que nos esforcemos, no hay forma de escapar de la muerte, universal, irremediable. Alfredo Molano , cuyos signos vitales cesaron la madrugada de este 31 de octubre lo entendìa perfectamente porque siempre asumiò que al nacer el camino hacia ese punto final era inevitable y viviò por amor a su familia, en lo que creyò y defendiò : que la diferencia de ideologìas politicas , credos religiosos, o de piel valìan poco y que lo fundamental era entender al otro , intentar comprender esa otra visiòn del mundo por distante a la de èl.

Conociò a la Colombia profunda, y para èl no le eran extraños valles, lagunas, lagos, montañas, pueblos a 5 horas por rìo o carreteras destapadas o a mula. Hablò sin desmayo para intentar comprender al paìs con sus gentes, especialmente con los que sufren esa peste de la sempiterna violencia que nos sacude en esta naciòn bendita pero donde la muerte acecha en los lugares mas insospechados y en el que, para pesar nuestro, son los padres los que entierran a los hijos y no el curso de la existencia como debiera ser en la nación de poetas, de escritores, de ensayistas, de filósofos, de contadores de historias, de labriegos, de mujeres maravillosas, de jóvenes apasionados , a su manera, en lo que creen.

Tuve el privilegio de escucharle, de hablar con èl de nuestra amada fiesta ( hombre de izquierdas amò el ritual de los toros con devociòn, escribiò espléndidamente en El Espectador del rito y gustaba de lo clàsico y hondo, de ese toreo que nos dibuja el alma y nos estremece. Nunca comprendiò a esa izquierda anti taurina y recalcitrante que sin conocer del ceremonial taurino lo vitupera sin razòn).

Me preguntò por ese ùltimo suceso : Pablo Aguado y le dije que estaba màs en la linea de Pepe Luis Vazquez que en la de Curro Romero por la naturalidad en la concepciòn de su toreo. Vivimos una feria de San Mateo en Logroño y una tarde luminosa en la incomparable Maestranza y muchas tardes en el callejòn de nuestra Santamarìa tan cara a los afectos de los dos.

Miembro de la comisiòn de memoria y verdad històrica tenìa posiciones muy claras sobre el conflicto armado y dejò de escribir su columna en su casa, El Espectador , en razòn de las restricciones de esa nueva empresa que emprendiò para buscar en el fondo de nuestras miserias por què llegamos a este estadio de violencia.

Sociólogo de la Universidad Nacional, profesor, pensador, escritor, ganò merecidamente el premio periodìstico a toda una vida que otorga Seguros Bolivar y recibió distinciones y condecoraciones nacionales e internacionales. Según el jurado, lo logrò por esa coherencia de toda una trayectoria profesional vivida en la trocha en donde ocurre la verdadera verdad de la vida" se le otorgó el premio.

Dijo entonces : "Escribir y vivir. Para mí escribir es enfrentarme al ruido y al tiempo", dijo Molano, columnista del diario El Espectador, al recoger su galardón.

El veterano periodista recordó sus primeros trabajos con las guerrillas liberales y dedicó su premio a todos los personajes sobre los que ha escrito y de quienes dijo que le acompañaron en la gala en la que recibió el premio.

"Escribí buscando los adentros de la gente en sus afueras, en sus padecimientos, su valor, sus ilusiones. Borraba más que escribía, hurgaba, rebuscaba el acorde de las sensaciones que vivía la gente con las que yo mismo llevaba cargadas en un morral. Un río crecido, una noche oscura, un jadeo debajo del aguacero que golpea un techo de zinc, el terror de oír armas en las sombras eran caminos por donde entraba la vida que se jugaba en las selvas y por donde llegaba su soplo a mis letras. Creo que sólo ahí, en el acecho, en el peligro, en el miedo aparecía el reclamo de justicia que yo buscaba para contarlo", proclamó el periodista.

Así mismo, Molano hizo alusión a sus inicios en la universidad y sus primeros escritos. "Mi primer libro, escrito a mano y con lápiz como todos los de aquellos días, tenía tantas enmiendas como frases. Contaba mi encuentro con los ríos del piedemonte, con las guerrillas y con la coca. No fue propiamente un libro sino un cuaderno de campo escrito en una canoa, en una hamaca, en una estación de bus. No buscaba contar sino contarme".

Vivìa en La Calera que de niño fue solaz de sus sueños y tierra placentera hoy inundada de construcciones, tràfico y poluciòn.

Hasta luego, hasta siempre, querido amigo Alfredo. Usted es de esas ausencias presentes.

Categoria: