Aguado, en hombros en Ronda con el sobrero que le regaló Morante

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Ronda vivió una goyesca descafeinada que salvó Pablo Aguado con un toro sobrero de Garcigrande tras la flojísima corrida de Juan Pedro. El detalle de la tarde lo tuvo Morante al regalarle a su compañero de mano a mano el toro con el que simplemente estuvo fenomenal esta revelación de la temporada. En el sexto de lidia ordinaria dejó una estela de toreria con un ramillete de verónicas y la media de un gusto, de una despaciosidad, de un temple, de una marchoseria indescriptible.

Morante, sin suerte. Apenas detalles marca de la casa.

Lo de Aguado ( le veremos en Lima el 24 de noviembre ) y no se si las empresas colombianas se apuntarán, es de maravilla pues mas que estar en la línea de Curro Romero, Paula o Morante está en esa tesitura del maestro del barrio de San Bernardo de Sevilla, Pepe Luis Vasquez. Y este tipo de toros que salen de tiempo es tiempo es menester verles para hace un parte aguas con la vulgaridad o con la repetición ( el pase cambiado por la espalda, por ejemplo y no digo mas para no incordiar que se repite inmesericordemente).

Otro detalles de eta goyesca : La madre de Pablo Aguado, MAMEN , DIJO QUE SU HIJO ES EN CASA COMO TOREA, RECORDANDO AQUELLA FRASE DE BELMONTE QUE SE TOREA COMO SE ES. Y contó a Canal Sur que no lo ve siempre pues " hay plazas de plazas y no puedo estar en todas ".. Lo definió como un hombre con temple, delicado y tranquilo.

EL AMBIENTE PREVIO PRESAGIABA LO QUE OCURRIÓ EN LA PLAZA

La incertidumbre sobre si habría un ambiente realmente de Goyesca con la corrida fuera de la semana de Feria se resolvió hoy en Ronda. Calles sin más público que cualquier otro día en los alrededores de la plaza de toros de Ronda en las horas previas al inicio de la tradicional Goyesca. Restaurantes con mesas disponibles en pleno centro. Impensable otros años. Menos caras conocidas y un ambiente mucho más desangelado a la hora de pasar el cortejo de carruajes que llevó a goyescas y toreros hasta el coso. Tan solo a la llegada a la altura de la puerta principal de la plaza de toros los agentes de Policía tuvieron que abrir paso. Justo al lado un reducido número de agentes de la Policía Nacional lograba sin demasiadas dificultades mantener en la distancia de los carruajes al público presente. Nada que ver con ediciones anteriores. Por faltar se notó hasta la ausencia de muchos de los fotógrafos de la prensa rosa que suelen ser habituales en este evento taurino que trascendía a lo social.

Categoria: