“Los Tres tercios del ferrerismo” o cuando el duende torea

Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en _menu_load_objects() (línea 579 de /var/www/html/sitetendidoWork/includes/menu.inc).

Antonio Ferrera nos ha dejado en su breve paso por Colombia ( en Manizales dejó una obra inconclusa obra por la espada pero su toreo aun fluye en el alma de los aficionados ) el sello de un matador asentado, firme, , que siente el toreo, que lo vive con apasionada entrega como diría el maestro de cronistas Pepe Alameda. Le vimos de muy joven de novillero en Cali, vino muchos años como matador, ponía banderillas y su toreo era electrizante y ese hoy del extremeño aunque nació en Ibiza pero ha vivido casi toda su existencia en extremadura, tierra de conquistadores, nada tiene que ver con la rapidez, las revoluciones por minuto, las carreras para banderillear al tiempo que le decían irónicamente " Ferrari " , prisas que ha trocado por la pausa, los tiempos, con la toreria con la que hoy encara su profesion en la edad madura.

En un coloquio en un restaurante del barrio de Polanco en México el torero desgranó desde su sensibilidad frases como esta : Mirar el nudo de las zapatillas en un paseíllo es como verse en un espejo y liberar mi alma, así culmino una emotiva velada que quedara para el recuerdo de los que estuvieron ahí presentes.

“La imprevisibilidad es fundamental para la creación artística; ciertamente, no todo debe ser imprevisible, pero está presente en el arte, en los sentimientos, en el alma. Para mí, es una de las bases que sostienen la verdad del toreo, donde la vida y la muerte están a flor de piel”, narró a los asistentes.

No todo fue tan fácil, también había que pagar el tributo al toro cuando se torea con verdad, varios percances de los cuales los sufrió y termino imponiéndose, incluso una de ellas que lo dejo inactivo por dos años fuera del los ruedos y como el ave fénix que lleva bordado en el vestido grana y oro utilizo para su regreso en el coso de Olivenza en el 2017.

En lo que llamó " los tres tercios del ferrerismo", recordó sus inicios de niño en las llamadas “Variedades Taurinas” en cosos portugueses en donde llego a alternar con diferentes rejoneadores y el toreando a pie de la mano de su Abuelo y de su padre, que le inculcaron los valores humanos y el respeto al toro, al torero y a los que mas adelante iba a abrazar como su profesión.

“Mi existencia está muy unida a la sencillez de lo natural. Me gusta mucho el campo -es fundamental en mi vida-, y estar conectado con la naturaleza y los animales. Allí intento llevar una vida sosegada, intensa, también, pero tranquila”.

Antonio Ferrera (Ibiza, 1978) acaba de cumplir 41 años el pasado 19 de febrero, y vive solo en una finca cerca de Badajoz, acompañado por su perra, gallinas, pájaros, caballos y una ganadería de toros bravos.

“Me gusta la soledad sana. La naturaleza es mi cobijo, porque no solo es el campo, son los árboles, los animales… En la ciudad me siento más solo y desprotegido…”

“Intento ser feliz, y cultivo con mis actos la búsqueda de una serenidad para hacer y hacerme el bien. Más que feliz, intento sentirme bien y desprender felicidad hacia las personas que están cercan de mí”.

Tras su paso por las plazas de España y Francia volvió a América y en la Monumental de Aguascalientes en abril de 2018, la faena al toro “Romántico” con el hierro de Begoña, le hace liberar su espíritu torero, en un compendio de detalles con pureza y originalidad en el cite, en la técnica y en la expresión, en donde inicia la nueva andadura de Ferrera para ir forjando su historia de la mano e inspiración de maestros como Alfonso Ramírez “El Calesero”, Pepe Ortiz, Rodolfo Rodríguez “El Pana” entre otros, los cuales enriquecieron su bagaje en las suertes con el capote y pinceladas con torería y duende en el tercer tercio de la lidia.

Antonio Ferrera, tomó la alternativa como matador de toros el 2 de marzo de 1997, en Olivenza, teniendo como padrino a Enrique Ponce y con la ganadería de Victorino Martín, ese día cortó cuatro orejas. El 28 de marzo de 1999 confirma la alternativa en Las Ventas teniendo como testigo a Javier Vázquez, con toros de la ganadería Carriquiri.

Categoria: